Amigos o algo más Enemigos o algo más incursores de la noche incursores del ocaso Eladil Atrapada en otra dimensión Viajera interdimensional48 trozos 126 trocitos 42 trozos PINCHA EN CADA PORTADA PARA SABER MÁS SOBRE EL LIBRO. Para más información visita la Web oficial de Déborah.

jueves, 17 de agosto de 2017

Relato breve: Un embuste necesario

Otro relato corto con varias palabras olvidadas, esta vez me he superado. Escogí baladí (De poca importancia), encandilar (Impresionar a alguien muy grata o profundamente), Encamarse (Acostarse. Mantener una relación sexual con otra persona), batiburrillo (Mezcla desordenada de cosas que no guardan relación entre sí), cachivache (Cosa rota o inservible) y embuste (Mentira disfrazada con artificio).

palabras para hacer el cuento breve
Palabras diseñadas por @FedeNarbón, @brunospagnuolo, @SoniaF, @somawer-@carlosruano, @rodrigo y @lcuni.
Un embuste necesario
El aventurero se había traído de sus viajes un cofre del tesoro que tenía escondido en el desván, al que no permitía subir a nadie, o al menos eso era lo que se decía por ahí. Para alguien con deudas hasta las orejas, no era cuestión baladí: al contrario, era la solución a todos sus problemas
Así pues, hizo lo que pudo por encandilar a la feísima hija del aventurero y encamarse con ella en un lugar donde resultaba fácil que les descubrieran y, tal y como esperaba, en cuanto el hombre se enteró, le obligó a casarse con su chica a punta de escopeta.
Una vez convertido en hijo político del aventurero, todo era cuestión de envenenarle para que su esposa fuera la legítima propietaria de la casa, pero no hizo falta, porque el hombre, a los pocos días de la boda, sufrió un ataque al corazón. Lo primero que hizo tras el entierro fue correr al desván para ver el tesoro pero, cuando abrió el cofre, solo encontró un batiburrillo de baratijas, recuerdos y algún cachivache sin valor. Se puso como una fiera y preguntó a su esposa dónde estaba el tesoro, pero ella le aseguró que no había tal cosa y, creyendo que mentía y que no quería decírselo, comenzó a estrangularla.
Por suerte, el aventurero estaba cerca y se lo quitó de encima con un golpe terrible que le partió el cuello. Ella se quedó mirando, con los ojos muy abiertos, el cadáver de su esposo.
-¿Ves como era necesario el embuste? Ese solo quería el tesoro -dijo su padre, que había convencido a su hija para que ambos fingieran su muerte en cuanto vio la bolsita de veneno que guardaba su yerno.
Ella asintió en silencio, aunque en el fondo no le importaba demasiado. Él había fingido para tener acceso al tesoro, ella, para dejar de ser una solterona y tener a alguien a quien amar. Ahora que estaba embarazada, poco le importaba nada más. Casi mejor, de hecho. Las viudas disfrutaban de mucha libertad.
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que lo que publico te haya gustado pero, si no es así, por favor, ¡dímelo de forma constructiva! Tus comentarios me ayudarán a mejorar.