Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: El murciélago.

lunes, 30 de septiembre de 2013

Historias perversas de demonios... ¡Ya en Amazon!



(puede tardar unas horas en activarse)

Título: Antología Historias Perversas de Demonios
Editorial: Amazon
Páginas: 270
Año de Publicación: Octubre de 2013
ISBN-13: 978-1492198550
ISBN-10: 1492198552
Sinopsis: Historias Perversas de Demonios es una antología de relatos que os harán experimentar más de una sensación, que buscada o no, os revolverá vuestro ser por completo.
Con una extensa temática os llevará desde el terror hasta el género erótico, pasando por momentos de locura, celos, posesión, amor sin fin y siniestras relaciones. Ya que este libro que estáis a punto de abrir viene cargado con altas dosis de sensualidad, de misterio, de sexo... cuando lo terminéis, ya no seréis los mismos, y miraréis cada esquina oscura, cada rincón apartado... deseando que un ser de otro plano os lleve hasta los límites de la resistencia humana.
Os damos la bienvenida desde la pista central de este circo de los deseos...
¿Preparado para experimentar oscuros placeres?

Autores: Maialen Alonso, Enrique García Díaz, Carlos Rodón, Amy García, Roberto Malo, Déborah F. Muñoz, Inmaculada Ruiz, D.W. Nichols, Chabi Angulo, David Ruiz del Portal, Isabel García Delgado, Sergio Fdéz. A.
Ilustradores: Kike Alapont, Agarwen, Pablo Brenes Guillén, Inmaculada Ruiz, Love Macabre, Daniel Medina Ramos, Dagam (David García).
Ilustrador Portada: Kike Alapont
Maquetación Portada: Okaa-san [Elena]

martes, 24 de septiembre de 2013

El día 3...

... presentaré 150 rosas junto a otros 8 autores de la antología. Las presentaciones en Madrid se harán en dos días, jueves y viernes, pero por desgracia el viernes 4 son las defensas de los trabajos de los que hicieron el mismo máster que yo el año pasado y tengo que ir a ver de qué va el tema ^^. Así que, si queréis verme... tendrá que ser el jueves.
Por cierto, os recuerdo que este sábado será el evento de la editorial Universo y que estaré allí hablando de la antología Por volver a verte sonreír, en la que también participo. ¡No os lo perdáis!
Follow on Bloglovin

lunes, 23 de septiembre de 2013

El día 28...

...estaré en Los reyes majos, de Alcorcón, hablando junto a otras autoras de Por volver a verte sonreír. Habrá muchas más cosas, desde presentaciones y firma de ejemplares de los autores de Universo hasta sorteos. ¡No os lo perdáis!
Follow on Bloglovin

sábado, 21 de septiembre de 2013

Escuela de ladrones


Este es el ejercicio del facebook de Adictos a la escritura de este mes. No nos poníamos de acuerdo entre dos opciones: el médico dando una mala noticia y la vuelta al cole. Como lo del médico lo veía demasiado fácil (hay muchos manuales), opté por una vuelta al cole peculiar. Ha salido un poco raro, pero no me disgusta...

 Escuela de ladrones
Si había algo peor que volver al colegio, era volver a la escuela de ladrones. Por desgracia, Tomás estaba metido en ambas. En una, porque las autoridades obligaban a todos los niños a ir cada mañana. En otra porque, cegado por la idea de ganar dinero fácil y llevar a cabo una profesión sencilla, se había apuntado voluntariamente.
Había pensado que todo sería robar a la gente rica que no merecía lo que tenía, escapar casi como en un juego de las autoridades y libertad. En cambio, se había encontrado con malos tratos, miedo y amenazas. Para colmo, había pasado su mes libre robando carteras a gente pobre para pagar la inmensa deuda que había contraído con la escuela. No había reunido ni la mitad del dinero que costaba el primer año, y el segundo costaba el doble, pero había oído lo que les pasaba a los que abandonaban.
Así pues, tras una mañana infernal en el colegio de verdad se encaminó hasta la escuela subterránea, maldiciendo el día que se había enrolado y preguntándose si llegaría a pagar la deuda. Por supuesto, ahí estaban los chicos mayores, amenazando a los más débiles. Llegaron incluso a ponerle una navaja en la garganta para exigirle que les diera todo lo que llevaba encima, sabiendo que era toda su recaudación para pagar el curso.
Por suerte, Tomás destacaba por ser muy avispado y ya había anticipado algo así, de modo que le tendió al líder de los matones una bolsa de monedas falsas para que le dejaran en paz y, aprovechando que se había confiado y le había soltado, le birló la suya, que a su vez contenía la recaudación de varios pequeños a los que robaron antes que a él. Antes de que pudiera darse cuenta de que le faltaba algo, él ya estaba en el interior, entregando delante de todo el mundo las dos bolsas.
—Eh, fíjate —dijo uno de los recaudadores al instructor—. Este mocoso ha reunido suficiente para pagar su deuda presente y futura con la escuela.
—Vaya, vaya. Y ni siquiera le han pillado.
—¡Eh! ¡Me has robado la bolsa! —gritó el matón, que entró con la clara intención de partirle a Tomás hasta el último hueso del cuerpo. El instructor le agarró por la ropa y le hizo colgar de su fuerte brazo.
—¿Qué parte de escuela de ladrones no te entra en la sesera? Si te dejas robar por un enano es problema tuyo, pero no pienso dejar que ataques a mis alumnos. Y ahora, dale tu parte al recaudador.
—¡Te he dicho que me la ha robado!
—Una pena. ¿Qué le hacemos a los alumnos que no pagan al menos una parte de la matrícula?
—Expulsión, expulsión —bramaron muchos de los presentes, sedientos de sangre.
El chico intentó huir, pero fue en vano. Tomás cerró los ojos al ver cómo le acercaban el cuchillo mientras de debatía, pero no pudo evitar oír los ruidos.
—¿Veis eso, mocosos? —les dijo el recaudador a un grupo de chicos aterrorizados que habían estudiado con Tomás el año anterior. El niño dedujo que eran aquellos a los que el matón había robado—. A los que lleváis un año os lo perdonamos, porque si no nos quedaríamos sin alumnos. Pero como el año que viene vengáis sin nada... ya sabéis lo que pasará —se giró hacia Tomás—. Tú no tienes que preocuparte ya más que de aprender. Creo que llegarás lejos.
El pequeño forzó una sonrisa, pero interiormente sólo podía pensar: ¿Dónde me he metido? Y, lo más importante, ¿cómo salgo de aquí? Y es que, si algo sabía Tomás, era que tener su deuda liquidada no significaba que le fueran a dejar abandonar la escuela.
Follow on Bloglovin------------------------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Preventa de Por volver a verte sonreír

Creo que ya había mencionado antes (y si no lo hago ahora) que iba a participar en varias antologías este año y el que viene. Una de ellas es Por volver a verte sonreír, una antología benéfica a favor de Ana Rosa Torrico. Para los que aún no conocéis su historia, podéis leerla aquí:

DIARIO DE LA RIOJA

Todas las personas que han participado en esta antología lo han hecho sin obtener ningún beneficio económico a cambio de su trabajo y todo irá directamente a ella. Os animo a comprarla, porque además de ser una buena causa cuenta con un catálogo de autores fantástico.

¿Cómo compro un ejemplar?

Haciendo un ingreso de 15 euros, en el siguiente número de cuenta, indicando en el concepto VUESTRO NOMBRE Y APELLIDOS para que luego podamos localizar con facilidad la persona a la cual irá destinado el envío.

2038-6561-40-3000689162 de Bankia

El precio del libro va con gastos de envío incluidos. Después, tan solo tenéis que enviar un correo electrónico con vuestra dirección postal y nombre que habéis puesto en el ingreso, a:

porvolveravertesonreir@hotmail.es

Para que puedan haceros llegar el ejemplar a la dirección que indiquéis.

¿Qué podré encontrar en este libro?
En este libro encontraréis una compilación de relatos breves de tema libre, sin un género concreto. Los autores que han participado y cedido gratuitamente sus relatos son:

Prólogo por RAQUEL TORRICO MARTÍN

JUDIT BLASCO (JUD BALTIMORE, coordinadora)

YOLANDA QUIRALTE

NOELIA AMARILLO

BLUE JEANS

AMELIA COBOS

KARINA DELPRATO

RUTH M. LERGA

HYDRA

ANABEL BOTELLA SOLER

CONNIE JETT

MERCHE DIOLCH

OLGA SALAR

DÉBORAH F. MUÑOZ

SARAH DEGEL

ANA COTO

OLIVIA ARDEY

CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS

MARTA FERNÁNDEZ ALARCÓN

NINA MEMBRADO

ROCÍO CARRALÓN

REBEKA SÁNCHEZ

LOLA SÁNCHEZ

IDRIL VLAEC

SUNNY

ARMAN LOURENÇO TRINIDADE

LILIANA GALVANNY

JAVIER ROMERO

HELEN C ROGUE

PAULA PÉREZ GARRIDO

LUISA FERNANDA BARÓN CUELLO

MARÍA GARDEY

AC OJEDA

JOSE LUIS SANDÍN

PABLO SORIANO CLEMENTE

GEMA SAMARO

ENCARNA MAGÍN

MENCHU GARCERÁN

ADRIANA SARAN

MAR VAQUERIZO

CRISTINA CAVIEDES

sábado, 14 de septiembre de 2013

El asesinato de Thomas Smith: un relato steampunk

Hace mucho que no escribo nada de steampunk. Un seguidor me retó a hacerlo y, como no había nada que escribir esta quincena (BeLiterature no ha dado ninguna pauta), lo de Adictos a la escritura no es hasta final de mes y se me olvidó que tengo lo de Vuestras consignas, mi relato, en tres ratillos libres en el bar (cuando no hay clientes es un tostón) he hecho este. ¡Espero que os guste! Por favor, comentadme qué os parece. No he hecho muchos del género, así que necesito opiniones sinceras ^^.
El asesinato de Thomas Smith
En cuanto los clientes habituales se asomaban al escaparate de la Maravillosa Tienda de Inventos de Vapor de Thomas Smith y señora sabían al instante si ese día estaban de suerte y encontrarían algún nuevo artefacto o por el contrario sólo podrían adquirir los productos antiguos, que probablemente ya habían copiado los competidores o, si no habían sido imitados ya, pronto pasarían de moda.
Adquirir esa información sin entrar en la tienda era tan sencillo como observar quién atendería a los clientes ese día. Si lo hacía el Gran Inventor de Aparatos Thomas Smith, al que había que dirigirse con el apelativo completo para evitar que se irritara, significaba que nada hallarían ese día. Si por el contrario atendía su esposa Juliana, que era, según todos los rumores, quien realmente realizaba los inventos, significaba que acababa de terminar una nueva maravilla y que la dama en cuestión necesitaba alejarse por unos días de su taller para inspirarse.
Sin embargo, esa nublada mañana de otoño no había nadie atendiendo, aunque la tienda estaba abierta. Lo que es más, se escuchaban terribles gritos y mucho jaleo en la trastienda, de modo que los caballeros más gallardos decidieron entrar, mientras que el resto se quedó en el exterior, esperando a escuchar la información de segunda mano. El grupito llamó la atención de otros viandantes, y pronto se formó una multitud que, entre empujones y codazos, luchaba por lograr una posición privilegiada desde la que poder cotillear.
Así pues, cuando Juliana salió de la tienda con dignidad, (seguida por su mayordomo Rodolfo, cargado de maletas y una araña mecánica que portaba todo tipo de herramientas, placas, engranajes y bujías), y al poco su marido (que lucía un tremendo chichón en forma de llave inglesa) fue tras ella para evitar que se marchara, se había concentrado frente a la tienda un centenar de personas, entre las que se encontraban los más laureados cotillas de la sociedad. No era de extrañar que por la tarde toda la ciudad supiera que Juliana había abandonado a su marido por sus infidelidades constantes, por quitarle el mérito de sus inventos y por haber aceptado sin su permiso el encargo de crear un arma de última generación capaz de destruir ciudades enteras.
***
Juliana suspiró pesarosa cuando su fiel Rodolfo apareció en la puerta con cara de querer anunciar nuevas visitas. En el mes que llevaba instalada en la casa de su solterona tía Julia, y especialmente desde hacía una semana, en los que había comenzado a informarse sobre lo que hacía falta para que el Papa le concediera el divorcio, había sido asediada en sus horarios de visitas por cotillas, clientes de su marido que querían estar al tanto por si realizaba nuevos inventos, inventores de la competencia que deseaban ficharla y, lo que era peor, media docena de caballeros que le habían hecho proposiciones indecentes y otro que se presentó con un anillo de compromiso.
—No recibiré más visitas —dijo cortante.
—Pero señora, esta vez se trata de un inspector de policía. Dice que es importante.
—Que pase —Juliana puso los ojos en blanco al escuchar a su tía y la fulminó con la mirada, pero ella simplemente rió nerviosa—. Ay, querida, dudo que el inspector venga por nada. Sin duda lo mejor es no hacerle esperar.
No le propuso matrimonio, desde luego, sino que se limitó a informar con indecorosa brusquedad de que Tomás Herrero, alias Thomas Smith, había sido asesinado y que ella era la principal sospechosa.
—Eso es ridículo —exclamó Juliana, que con un movimiento evitó que su tía se desmayara sobre el té—. ¿Qué le lleva a pensar semejante cosa?
—¿Aparte del móvil, de su reputación como inventora y de que su esposo no tenían ningún enemigo?
—Señor inspector, no hay móvil posible. He comenzado a buscar un medio por el que divorciarme, y aun en el caso de no encontrarlo sólo hubiera tenido que esperar unos meses hasta que Tomás se gastara el poco dinero que le quedaba en los lupanares y acabara muerto de hambre en una cuneta. En cuanto a lo de que no tenía enemigos, debe estar al corriente de que siempre fue conocido por moverse en ambientes poco dignos y de que mi dote y mis inventos fueron los que le dieron el aire de respetabilidad y el respiro económico que le salvaron de acabar en la cárcel por deudas. En cuanto a mi fama de inventora, ¿acaso es un crimen ser una mujer con talento en esta época de avances?
Como única respuesta, el inspector puso sobre la mesa una bolsa de plástico con una pata metálica ensangrentada dentro, que hizo volver a desmayarse a la tía Julia.
—Eso no es mío.
—Seguro. Por eso es idéntica a las patas articuladas de sus arañas de vapor.
—Igual de idéntica a las cientos de arañas que la competencia copió descaradamente hasta el menor detalle. La diferencia es que esa pata que hay en la mesa está hecha con bronce de mala calidad, un material que nunca, en mi vida, he usado. Además, de haber querido matarle hubiera usado un ingenio más original, como una ligera variación en la Máquina de placer portátil que tanto se esforzaba por esconder en el doble fondo del techo. Unos pequeños ajustes hubieran bastado para que se desangrara de la forma más absurda, y hubiera parecido un accidente o un defecto de fabricación.
—Veo que lo tenía todo pensado.
—Ciertamente, se me pasó por la cabeza, como ejercicio intelectual. Sin embargo, del pensamiento al acto hay mucho camino, lo que nos lleva de nuevo al inicio: yo no maté a mi marido.
Ambos se miraron fijamente, calibrándose mutuamente.
—De acuerdo. Aceptemos eso. ¿Qué puede decirme de esa pieza?
—Que es una pata de araña de vapor.
—¿Aparte de lo obvio? ¿Quién lo ha fabricado?
—¿Cómo quiere que lo sepa? ¿Acaso tengo yo que hacer su trabajo?
—Usted es la experta en esos artilugios, y creo oportuno advertirle de que sigue sin haber más sospechosa que usted, de modo que le interesa que encontremos al culpable cuanto antes.
—Está bien. Le acompañaré a la escena del crimen y veré si puedo echarle una mano. Aunque no haya marcas, las arañas suelen tener una forma particular de moverse según quién las fabrique, puede que haya pistas allí.
—Esto... —titubeó el inspector—. El escenario del crimen, como usted lo llama, no es un lugar apto para la delicada sensibilidad femenina.
—Caballero, eso debió pensarlo antes de meter ese metal ensangrentado en casa de mi tía Julia.
***
Escoltada por su inseparable mayordomo, Juliana acompañó al inspector al edificio en que se ubicaba su antigua casa y negocio, alrededor del cual se habían congregado unos cuantos mirones. La escena del crimen, de la que habían retirado ya el cadáver sustituyéndole por una silueta pintada en plena pared, con el hueco que había dejado la pata de araña donde estaría el corazón, era realmente grotesca. Sin embargo, la dama mostró gran entereza y, con una mueca de desagrado, se acercó a observar mejor.
—Señor inspector, nunca he visto nada parecido. Aunque la araña estuviera hecha de tan mal material, debía estar dotada de una potencia excepcional. Ni siquiera yo podría haber hecho algo así, aun cuando todavía estaba en posesión de este taller. Tanto menos ahora, que sólo dispongo del sótano de mi pariente.
—¿Entonces? ¿Quién cree que la fabricó?
—No sé decirle. Nunca he visto nada semejante. Sin embargo, quizás esa máquina sea la pista que no sabía encontrar —añadió señalando a una especie de pelota de metal gigantesca.
—¿Qué es?
—Sospecho que la Máquina Extraordinaria Destructora de Ciudades. Permítame que le exponga mi teoría. Como sabrá, la razón principal de mi partida, aparte de las indiscreciones de mi marido, fue que me negué a fabricar dicha máquina. Creo que se le dio por adelantado una alta cantidad por ese artefacto. Por supuesto, era demasiado incompetente para construir tal cosa, pero lo intentó porque estaba con el agua al cuello. No obstante, venció el plazo y, al no tener hecho su encargo, le asesinaron como represalia.
—¿Tiene idea de quiénes le encargaron dicha máquina?
—Él me dijo que era un encargo de su majestad, pero en vista de los métodos que se han usado para castigarle acertaría al decir que me mintió. Lo tenía por costumbre.
El inspector comenzó a rumiar en voz baja. Al rato le agradeció la información y la acompañó de vuelta a casa.
***
A la semana siguiente, los periódicos publicaban la noticia de que la policía había cerrado el caso al descubrir que una trama criminal estaba involucrada, y que la esposa del difunto quedaba completamente exculpada.
—¿Veis? —Juliana agitó el periódico ante su tía y su mayordomo, que eran también sus cómplices—. Os dije que mi plan era perfecto.
—Sigo diciendo que debiste matarle con esa odiosa máquina de placer portátil —gruñó Julia, lejos ya de la imagen histérica que había dado al inspector.
—Tonterías. Era mejor echar la culpa a unos misteriosos criminales.
—¿Y no te preocupa que tus clientes se disgusten al echarles la culpa de la muerte de tu marido?
—¿Por qué? Formaba parte de nuestro acuerdo, y además ya tengo su máquina infernal casi a punto. Lo que me recuerda que debemos vender nuestras propiedades, hacer las maletas y buscar pasajes para América cuanto antes. En cuanto les haga la entrega y aprendan a dominar el artefacto, no quedará ni un edificio en pie.
Follow on Bloglovin------------------------------------------------------ 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Relatos de amor, desamor y sexo

Ha llovido mucho desde la última antología gratuita que publiqué recopilando los relatos de escribolee. En este caso, la temática que he elegido es amor, desamor y sexo. Por supuesto, no hay ni relatos inéditos ni nada por el estilo, todos han sido publicados en este blog. ¡Que la disfrutéis!
Descargar aquí
portada de relatos de amor, desamor y sexo

domingo, 1 de septiembre de 2013

Libres

Otro relato para el taller de BeLiterature, en este caso tenía que desarrollarse en el cielo o el infierno e inspirarse en un vídeo o la imagen que véis. Lo escribí totalmente en automático y ha salido esto. Ha quedado como algo que podría desarrollarse como algo más extenso o no (porque "acaba", pero el final puede considerarse un nuevo comienzo). En cualquier caso, cumplí con el plazo de una hora (bueno, sobraron unos minutos, pero...) ^^.

Libres
Miro el paraíso con odio mientras me froto la espalda dolorida por el duro trabajo que acabo de realizar. Sí, en el cielo todo es maravilloso y estupendo... salvo para nosotros. Al Creador se le podría haber ocurrido un mundo en el que todas las necesidades se cubrieran con un simple pensamiento, pero en su momento no cayó en eso y nos creó a nosotros, los Criados.
Se supone que no deberíamos tener sentimientos y que por tanto no deberíamos odiar nuestro trabajo o (como algunos idiotas aislados) adorarlo. Pero, cometió con nosotros el mismo error que con los ángeles: nos dio cerebro, y parece que toda criatura con cerebro acaba por desarrollar deseos y motivaciones. Aunque claro, no es lo mismo. A los ángeles que empiezan a pensar solos los lleva con Satán y los convierte en demonios, porque son valiosos. A nosotros, que no somos más que criaturillas desechables, nos matan en cuanto mostramos algo de autonomía.
Yo hace tiempo que empecé a sentir, pero he logrado ocultar mi deseo de ser libre, igual que la gran mayoría de los de mi clase. No hay mayor incentivo para aprender a actuar que la posibilidad de desaparecer sin dejar rastro, literalmente, si no lo haces. También he aprendido a descubrir a los que son como yo... y a ayudarles, encubrirles y darles instrucciones.
Poco a poco he ido reclutando a un auténtico ejército de criados descontentos. También se nos han unido algunos de los humanos que disfrutan de todo lo que puede ofrecerles el paraíso salvo el amor de sus seres queridos, que han acabado en el infierno o en el purgatorio. El Creador tampoco tuvo en cuenta eso cuando creó este estúpido sistema de castigos y recompensas, y es inflexible en ese tema. Incluso se han unido unos cuantos ángeles que saben que no tardarán en ser demonios, cuando su única falta es desear, como todos, la libertad.
El ejército no será más que un modo de armar barullo para ocultar el verdadero objetivo: destruir el cielo. Puede que Él esté en todas partes y lo vea todo, pero al igual que los humanos por lo general las ramas le impiden ver el bosque.
***
Las campanas son nuestra señal. De pronto, casi todos los Criados, a la par, dejan sus tareas y se reunen en la zona central. Cinco minutos después, todos nos asombramos del caos que hemos creado en un momento, pero los grupos de élite no se distraen y destrozan las barreras. Antes de que se pueda organizar un contraataque todo comienza a desmoronarse.
Nuestra acción tiene más consecuencias de las que esperábamos: la caída del cielo encadena con la del purgatorio y la del infierno, y todos (rebeldes o conformistas, humanos o no humanos), nos vemos catapultados al mismo sitio: la Tierra. Por suerte, los seres vivos no tienen capacidad para vernos, pero aun así se nota cómo perciben la ira del Creador y que algo ha cambiado. Rápidamente organizo a los demás para retirarnos y escondernos. Sé que habrá consecuencias. Sé que nos darán caza. Pero hasta entonces, disfrutaremos de nuestra libertad.
Follow on Bloglovin------------------------------------------------ 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.