Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: La muñeca.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Reencuentro

Aprovechando que seguimos en el mes del ciberpunk, he hecho otro relato. En este caso, está ambientado en el mismo universo que Incursores de la noche, pero no tiene nada que ver con la historia en sí, ni con sus personajes.
Creo que el relato bien valdría para algo más largo, como una novela corta, pero me temo que de momento se va a quedar en este formato (es lo que tiene la falta de tiempo y tener muchos proyectos pendientes...).

Reencuentro
Carela esperó a Sou tomando la mejor marca de zumo de frutas natural del mercado. Después de años sin saber de su amigo de la infancia, pensando que estaba muerto, se habían cruzado por casualidad el día anterior. Sonrió cuando le vio aparecer, completamente atónita por el cambio. Ni siquiera sabía cómo había reconocido en él al muchacho escuálido y debilucho con el que había jugado en la sala de control de su edificio cuando eran pequeños. Ahora era un hombre fuerte, gracias, en parte, a los ciberimplantes, aunque quedaba claro que estaba en forma. Su sonrisa, entre triste y sarcástica, era la misma.
—Vaya. Realmente tienen que irte bien las cosas, si bebes productos naturales —dijo Sou, señalando el zumo.
—No me va nada mal, no. ¿Y qué ha sido de ti en todos estos años?
—Buena forma de no decir nada. ¿Por qué tengo que empezar yo?
—No fui yo la que desapareció sin dejar rastro después de que su padrastro y sus hermanastros fueran salvajemente asesinados.
—No. Tú fuiste la que se quedó de niña de los recados en un burdel que fue borrado del mapa por las fuerzas del orden de la burbuja —Carela soltó una carcajada, pero se quedó callada, mirándole fijamente—. Oh, está bien. Di cobijo a uno de sus enemigos en el almacén donde me obligaban a trabajar. Me regaló un arma como agradecimiento, y cuando descubrieron mi supuesta traición e intentaron matarme a palos la usé para defenderme. Luego puede que me ensañara un poco con sus cadáveres. El tipo lo vio todo y se hizo cargo de mí. Te toca.
—Aguanté fingiendo sumisión para que no me ataran el día de mi ascenso a puta, rajé la garganta al primer cabrón que me alquiló y utilicé su pda para dar aviso a las fuerzas del orden de la burbuja.
—Así que ahora eres una de sus soplonas.
—¿Qué te hace pensar eso?
—Vives demasiado bien para ser una simple ciudadana sin corporación, y no llevas el logo de ninguna empresa religiosa.
—Vale, sigues siendo observador. Aunque siento decirte que te has equivocado. No soy una soplona de las fuerzas del orden. Soy una de ellos.
—¿Y me lo dices así, sin más?
—No soy una de las que van de incógnito. Puedes consultar mis datos en la base de datos pública —dijo orgullosa. No era para menos. Generalmente las fuerzas del orden las formaba gente de las corporaciones religiosas, y sólo unos pocos ciudadanos sin amparo corporativo. De ese cuerpo de élite, sólo unos pocos eran la cara visible de esas fuerzas, y se encargaban de las misiones más duras—. ¿Y tú? ¿Sigues con ese tipo?
—Bonita forma indirecta de preguntarme si soy un criminal.
—Simple curiosidad. Mis objetivos son siempre públicos y conocidos, por no hablar de que no estoy de servicio y por tanto no tengo por qué informar de nada, de modo que no tienes que preocuparte.
—Digamos simplemente que no estoy en el sistema y que no suelo seguir sus reglas.
—Entonces, mientras no hagas algo tan gordo como para que te señalen como objetivo mío, todo irá bien —sonrió, y Sou soltó una carcajada.
—No has cambiado ni pizca.
—Tú tampoco.
Ambos se miraron fijamente un rato y luego continuaron hablando, como si nada. No obstante, ninguno de ellos volvió a decir palabra sobre criminales o fuerzas del orden, sabiendo que mientras no tocaran esos temas podrían retomar su amistad donde la dejaron.
***
Días después, Sou entrenaba en el gimnasio cuando su mentor irrumpió en la sala.
—¿Qué ocurre?
—Jargas ha metido la pata y viene hacia aquí. Un agente público de las fuerzas del orden le sigue. Yo me marcho, encárgate de todo.
—El muy imbécil —gruñó Sou, dirigiéndose hacia sus hombres para organizar la destrucción de todo cuanto pudiera ocasionarles problemas. Para cuando Jargas apareció, disparando a lo loco y abriéndose paso hasta el búnker antes de que pudieran interceptarle, ya no quedaba nada que pudiera comprometerles. Poco después apareció el agente en su aeromoto. Sou maldijo entre dientes cuando se quitó el casco y reconoció a su amiga.
—A ti sí que no te esperaba —gruñó ella, frunciendo el ceño.
—Ídem.
—Imagino que sabrás cómo funciona esto... —suspiró Carela.
—Tendrás nuestra completa colaboración, por supuesto. Aunque se ha encerrado en el búnker y tendrás que tener paciencia —Sou señaló hacia la puerta blindada, encogiéndose de hombros.
—¿Cuánto tardaréis en abrirlo?
—Unos tres cuartos de hora.
—De acuerdo. Entre tanto, estoy obligada a hacer un registro rápido de la propiedad.
—Lo sé. Permíteme que te acompañe —ella asintió y Sou la condujo a la primera puerta mientras daba las últimas órdenes—. Muchachos, ya sabéis qué tenéis que hacer.
Ambos recorrieron las dos primeras plantas la propiedad, las que legalmente les pertenecían, y Carela liberó dos robots espía para que recorrieran el resto de los ciento cincuenta pisos y avisaran si notaban algo sospechoso. Quedaba claro que alguien se había dedicado a eliminar todas las pruebas, pero ella sólo tenía permiso para dar caza a los objetivos públicos, no para interrogar o investigar, y lo único que podía hacer era añadir en su informe ese tipo de detalles.
—Ya he visto todo lo que tenía que ver —dijo, algo molesta.
—¿Ya? Aún tenemos un cuarto de hora largo hasta que abran el búnker.
—¿Para que tengáis tiempo de llegar hasta mi presa antes que yo? No te ofendas, pero no me parece buena idea.
—No somos tan idiotas.
—No cuela —bajaron de nuevo a la planta baja y observaron cómo los hombres acababan de abrir el búnker. No obstante, el humo verde que salía de la sala acorazada le indicó a Carela que no iba a conseguir a su presa viva—. Maldita sea, Sou. Ahora recibiré un veinte por ciento menos de la comisión.
—¿Por qué me lo dices a mí? Yo he estado todo el rato contigo.
—Dile a tu jefe que accionar las defensas contra intrusos sabiendo que son prófugos y que un agente les persigue es un asesinato con el mayor de los agravantes —le ignoró ella, cubriéndose adecuadamente y tomando una muestra en un recipiente especial que en seguida confirmó lo que sospechaba: el veneno estaba diseñado para ser letal, salvo para tres ADN registrados.
—Es posible que se haya activado automáticamente.
—Aun así, todos esos mecanismos, a parte de ser ilegales, tienen sus códigos de desactivación. Más os vale estar fuera de la ciudad antes de que pasen tres horas.
—¿Nos?
—A no ser que quieras quedarte para que te interroguen...
—No tengo nada que ocultar —Sou se encogió de hombros con una sonrisilla—, aunque los interrogatorios son desagradables. Mejor me voy hasta que se demuestre la inocencia de mi jefe.
—Hasta que unte los bolsillos de la gente apropiada, más bien.
—Lo que sea. La cuestión es que ya no será asunto tuyo.
—No. Aunque como vuelva a hacerme perder parte de mi comisión me cabrearé de verdad y me lo tomaré como algo personal —respondió ella secamente, mientras desplegaba un robot para que se encargara del cadáver. Sou consideró la posibilidad de hacerle llegar el equivalente de lo que había perdido, pero de inmediato supo que se lo tomaría como una ofensa y lo dejó correr. Ya encontraría la forma de compensarle la pérdida... cuando se volvieran a encontrar.
--------------------------------------------------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

martes, 28 de mayo de 2013

Mis relatos en MiNatura y Castillos en el aire

Ya salió un nuevo número de la revista MiNatura y hay un relato mío en su interior. Podéis leerlo en español o en inglés, como prefiráis. Página 50, relato Ya es lo último/ página 47 It´s just the thing!
Podéis descargarla aquí.
¡Que los disfrutéis!

sábado, 25 de mayo de 2013

En el muelle de san Blas

¿Por qué he puesto como título de esta entrada una canción de maná? Pues básicamente porque en eso consiste el proyecto de este mes en adictos a la escritura, en hacer un relato inspirado en una canción. Sí, ya sé que no es nuevo y que ya hicimos lo mismo hace tiempo (mi relato, Carretera solitaria, estaba basado en Boulevard of broken dreams, de Green Day) pero ya sabéis que el grupo oficial está cerrado, que todo es a través de facebook y que de eso hace tanto que la mayoría de los adictos de ahora no estaban en el grupo por entonces ^^.
Nada más. Sólo decir que lo suyo es que si no la conocéis escuchéis la canción antes del relato, más que nada porque si no, no entenderéis de qué va el tema.
En el muelle de san Blas
Me levanto un día más, un día igual que todos, y me digo que hoy por fin estarás aquí. Una letanía que he repetido incontables días a lo largo de décadas, cada día más desesperanzada que el anterior. No puedo hacer otra cosa, no obstante, aunque bien sé que el peso de los años y la soledad me han cambiado tanto que no sabrías reconocerme si mi deseo se cumpliera y regresaras.
Muevo mis huesos viejos y doloridos al muelle. El mismo sitio de siempre, la misma pose de siempre, el mismo vestido de siempre. Odio estar aquí tanto como temo no poder levantarme un día para cumplir con mi ritual. O que la próxima vez que intenten encerrarme tengan éxito. Porque prometí esperar, y de todos modos tampoco sé hacer otra cosa.
Y ahí espero, como siempre. Hace mucho que dejé de notar el frío o la lluvia y tampoco me importan ahora. Pero mi cuerpo ya no es tan fuerte como mi espíritu y noto cómo hoy se va apagando lentamente. Lo siento, pero ya no puedo esperar más.
***
La transición es tan suave que apenas la noto, pero a la vez repentina. De pronto ya no duelen los huesos, ya no hace frío. Abro los ojos y todo parece más brillante y hermoso. Tú estás frente a mí.
—Te esperé —te digo, acusadora.
—Hubiera deseado que no cumplieras tu promesa.
—Yo hubiera deseado que cumplieras la tuya. O que no te hubieras embarcado.
—Volví. Sólo que no podías verme —me mira intensamente, y veo en sus ojos cómo ha esperado pacientemente a mi lado, todos estos años, observando con impotencia cómo me consumía lentamente. 
No puedo dejar de perdonarle, porque todo da igual ya. Por fin estamos juntos, de modo que nos damos de la mano y nos alejamos de este odioso muelle. No creo que volvamos nunca.
--------------------------------------------------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Mis firmas en la Feria del libro de Madrid

Sí, digo firmas, porque hay más de una... lo cual me hace mucha ilusión, porque cuando empezó el año ni siquiera había perspectivas de llegar a algo tan grande como la Feria del libro de Madrid...

La primera será la firma de 150 rosas el viernes 7 de 18:30 a 21 horas, Caseta 271, Alfaomega. Estaré con más autoras de la antología (os iré dando más detalles en cuanto los tenga... me acaban de llamar para confirmarlo).

La segunda me hace aún más ilusión, porque es sólo de mis libros: Atrapada en otra dimensión, Incursores de la noche y, posiblemente, Viajera interdimensional. Será el miércoles 12, de 18:30 a 20:30 horas, Caseta 87, Kirikú y la bruja.
No veáis el subidón que me ha dado cuando lo he visto en la web oficial... Para los que os lo estéis preguntando... sí. F. viene de Fernández :D

martes, 21 de mayo de 2013

Qué cosa más rara me ha pasado

Si es que lo que no me pasa a mí no le pasa a nadie. Paranoica con los plagios, me dio por mirar si alguna de mis obras había sido plagiada. Así que empecé por wattpad. Y efectivamente, ahí estaban Incursores de la noche y otras antologías. Me quedé blanca. Momentos de pánico. Más cuando me encuentro con que también hay otra novela llamada Ños, de un autor al que no conozco de nada, publicado por la misma persona. 
Intenté no dejarme llevar por el pánico y decido contactar con el plagiador en persona. Y me encuentro con que se llama Meletea. Meletea, como yo me hice llamar en bubok antes de que todo esto empezara. Y voy atando cabos. Y me voy a mi página de bubok y efectivamente mis novelas están vinculadas a esa cuenta de wattpad que yo no sabía ni que existía y a la que por supuesto jamás he accedido (¡y esa cuenta es mía!). Tres horas después consigo una contraseña con la que acceder. Y entro. Y consigo modificar mi identidad. Ya no más seudónimos, sólo yo. 
La cuestión es que yo tenía una cuenta de wattpad asociada a mi facebook y en esa, que está vacía, me siguen bastantes personas. Pero tampoco sabía cómo acceder. Al rato lo logré y me encuentro con que no puedo juntar las dos cuentas, cosa que me da mucha rabia, porque en una mis libros los ha leído bastante gente (y algunos lo tienen para leer, por lo que si la borro les provoco un problema) y en otra tengo bastantes seguidores. He mandado un mensajito con ambas cuentas a wattpad, si no me hacen caso y las unen tendré que borrar una de ellas ^^.
Y, por último, me salí de la de facebook y volví a entrar en la de bubok. Me metí en mis obras. Y efectivamente, ahí estaba la misteriosa obra Ños, de un autor al que no conozco. Por supuesto, la he borrado en el acto. De veras que lo siento por el autor ¡ni siquiera sabía que existía esa cuenta! ¿Como diablos llegó su historia a mi wattpad de bubok, en el que no he entrado en mi vida? Es un misterio...

 ***
Pasando a otras cosas, me he dado cuenta de que las páginas del blog (sobre mí, mis obras...) están muy, pero que muy desactualizadas... Ya lo estoy solucionando...

Cómo fue la presentación de Historias del dragón (parte de escritora)

 (Para ver la crónica completa de la presentación y el concierto de Duendeliriun, podéis visitar este enlace en escriboleeo)
Allí estaba yo, en la cola de los autores, sin libro y sin acordarme muy bien de mi relato (yo soy así). Se respiraba muy buen rollo, lo cual me tranquilizó un poco, especialmente cuando alguien me prestó su libro para ver dónde estaba mi relato y por fin recordé cuál había mandado (es que... mando tantos... a tantos sitios distintos...). 
Había que leer en voz alta (¿he dicho ya lo mal que se me da eso? Mi mente lee más rápido de lo que hablo y parezco una niña pequeña ¡a veces hasta digo palabras que no están!) y estaba un poquito nerviosa, pero al final todo salió más o menos bien (aunque me trabé y me confundí unas cuantas veces) y pude respirar tranquila.
Después me compré el libro y comenzamos a firmar los ejemplares. Fue un poco caótico y llegamos a un punto en que no sabíamos cuál era de quién, y una autora se fue sin firmarme. Además, habiendo leído el relato en voz alta no puedes recurrir al típico "Espero que te guste" (no se me da bien dedicar, tampoco)... por suerte, tengo a mi dragoncito.
 
Y hasta ahí la parte que incumbe a mi faceta de escritora. Podéis leer la crónica completa en este enlace.

viernes, 17 de mayo de 2013

Relato inédito de Incursores de la noche

Como muchos sabéis, en mi blog de reseñas, escriboleeo, estoy haciendo el mes del ciberpunk. Y he pensado que no estaría de más que además de reseñas de libros como Little brother  o Enlazados y de mi sección Hablando de géneros: ciberpunk, estaría bien hacer algún relato del género. Y teniendo un libro del mismo... era de esperar que me decantara por desarrollarlo en el mismo universo. Así que aquí tenéis un relato inédito de Incursores de la noche. ¡Que lo disfrutéis!

Nunca tomes el pelo a un buen hacker
PF se apartó un segundo de su ordenador para estirarse un poco y se frotó los ojos, cansados de estar tantas horas frente a la pantalla, en la que parpadeaba un mensaje de reto para que se apuntara a una plataforma de juego on-line.
El juego era de mecánica sencilla: había que hacer competir a varias compañías religiosas, similares a las reales. El jugador era asignado a una al azar y se encargaba de piratear los sistemas de sus competidores, espiarles, copiar sus patentes y a la vez defender a su propia empresa de dichos ataques. Sería divertido de no ser porque nunca le habían gustado las empresas religiosas y porque, aunque no se había logrado demostrar, muchos habían desaparecido de la red misteriosamente tras recibir la invitación, según los informes de numerosos hackers.
No obstante, un reto tan descarado, que además entrañaba un misterio digno de su atención, merecía una respuesta, aunque no iba a ser la que esperaban los organizadores del juego. Cogiendo uno de sus ordenadores viejos, que no usaba y había formateado hacía tiempo, creó una cuenta de correo falsa, haciéndole llegar la invitación (que inmediatamente después borró de su cuenta ordinaria), y pinchó en el link. Tal y como había imaginado, para jugar necesitaba instalar el programa en su ordenador y dar datos sobre su localización. Creando una IP falsa que hacía que pareciera que jugaba desde el otro lado del continente, comenzó el juego. La empresa que le habían asignado le resultaba sospechosamente familiar, aunque por supuesto no tenía ningún nombre reconocible.
Traqueteando con su otro ordenador mientras jugaba, confirmó sus sospechas rápidamente: todos los jugadores, aunque se suponía que competían, en realidad trabajaban para la misma empresa. Una empresa sospechosamente similar a Futurmat, que en los últimos meses había logrado duplicar sus activos y se vanagloriaba de tener el mejor sistema de protección informático de la Tierra, casualmente desde la misma época en que el juego había empezado a tener éxito. ¡Como que tenían a miles jugadores, hackers de baja categoría en su mayor parte, haciendo su trabajo sucio!
Tras contar sus sospechas al grupo y organizar Ares la defensa de la base, PF comenzó a sabotear a esos canallas desde dentro. Para cuando consiguieron darse cuenta de lo que pasaba, la hacker ya había tumbado casi todos sus antispyware y había comenzado a publicar todas las informaciones que encontraba en la matriz pública.
La respuesta de Futurmat no se hizo esperar: todos los jugadores comenzaron a rechazar el ataque al unísono. No obstante, PF lo había estado esperando y se había hecho fuerte con los recursos de la propia empresa a la que estaba hackeando. A la par, comenzó a difundir la triquiñuela de la compañía con su identidad habitual de internet.
Pocos minutos después sonó la alarma del recinto. Habían desenmascarado su IP verdadera y habían enviado un pequeño ejército. Lo que no esperaban era que su aparentemente sencilla misión de matar a un hacker con las manos en la masa iba a toparse con la bienvenida de un semielfo armado hasta los dientes, un enano con un centenar de artilugios letales, un sacerdote y un nigromante con unos cuantos no muertos a su servicio, todos ellos protegidos por una poderosa mentalista. Ni siquiera pudieron informar de lo que iba mal antes de que acabaran con ellos.
Entre tanto, la noticia del verdadero propósito del juego se difundió a gran velocidad y poco a poco los propios jugadores se unieron a PF en su cruzada. Tres horas después, todos los secretos de Futurmat habían quedado al descubierto, a disposición de sus competidores, y los jugadores, por seguridad, se habían encargado de borrar todos los datos del juego. Sin embargo, los Incursores de la noche prefirieron ser previsores y, anticipándose al acto de venganza que la empresa intentaría llevar a cabo antes de ser absorbida, al acabar el día ya habían evacuado la base.
-Estarás contenta, hacker. Acabábamos de mudarnos -gruñó Roca, a mitad de camino de su nuevo refugio.
-Que se lo hubieran pensado antes de intentar tomarme el pelo. A saber a cuántos hackers han matado con su pequeño ejército sólo porque descubrieron el pastel y no tenían amigos que les defendieran... Además, ¿hubieras preferido que esos canallas se salieran con la suya? -se limitó a preguntar PF. El enano soltó una carcajada y el resto del grupo sonrió.
-¿Lo ves, princesa? -susurró Ares a Kati al oído-. Nunca nos quedamos demasiado tiempo en la misma guarida.

*********************
¿Te ha gustado? Ya sabes que puedes comprar Incursores de la noche por sólo 12€ con los gastos de envío incluidos (para España) o descargarlo gratuitamente. Pincha para obtener más información:

martes, 14 de mayo de 2013

Cosas que motivan

Como ya sabéis, últimamente no hago más que publicar buenas noticias en el blog. Y es que poco a poco (pero sin pausa) parece que las cosas están avanzando. Pues bien, hoy hay otra buena noticia y es que ¡150 rosas se ha colado en el top 10 de romántica de la fnac! Que una antología en la que participas consiga ese puesto motiva un montón... Espero que las cosas sigan así de bien :D
EDITO: hoy (día 15) está en el puesto 8 :D
EDITO (2): Hoy, día 16, está en el puesto 7 ^^

Por cierto, este viernes es la presentación de Historias del dragón. Estoy impaciente por tener el libro en mis manos :)

PD: ¿Habéis visto el booktrailer de Viajera interdimensional? ¿Qué os parece?

domingo, 12 de mayo de 2013

Viajera interdimensional ya tiene booktrailer

Ayer encontré una horita libre y me puse a hacerlo. Ha quedado bien (dentro de los límites de Movie maker), o al menos eso creo yo, pero, dado que no soy imparcial, me gustaría que me digáis si os ha gustado...

viernes, 10 de mayo de 2013

Amante prohibido

 Sí, lo sé, hace mucho que no os traigo un relato, pero tengo mi último examen de la carrera la semana que viene y son como 160 páginas... Todo esquemas. Así que ando un tanto liadilla... y más con el lanzamiento de Viajera interdimensional (por cierto, llevan verificando los archivos de mi libro de prueba 3 días en la imprenta... y no puedo hacer el pedido hasta tenerlo en mis manos y ver si está todo correcto... de modo que para variar estoy en el aire...).
Pero bueno, recientemente se falló un concurso de relatos románticos y no hubo suerte, pero como me encantó cómo quedó mi relato os lo comparto. Es un poco mucho más largo de lo habitual (así compensa la carencia de relatos que ha habido últimamente... y la que posiblemente habrá con un motivo más alegre: la feria del libro de Madrid y el lanzamiento definitivo de Viajera interdimensional ^^).

Amante prohibido
Desde que ese ídolo adolescente de pacotilla había manifestado públicamente que estaba locamente enamorado de ella, la vida de Lara se había convertido en un culebrón de esos que detestaba tanto. Por desgracia, al contrario que lo que ocurría en la tele, no podía cambiar de canal.
El cantante/actor en cuestión, de nombre Cameron, ni siquiera le gustaba. No es que fuera feo, de hecho era la clase de tipo que conseguía enloquecer sus hormonas cuando era adolescente. No obstante, ahora, con esa etapa de su vida ampliamente superada, lo único que podía pensar de él era que, a pesar de ser de su edad, tenía cara de yogurín.
Lo de yogurín, por otra parte, no se limitaba a su rostro. Era uno de esos tíos que, por más que lo intenten y se maten a hacer pesas, no pueden calificarse de otra forma que escuchimizados. Sí, ni un gramo de grasa, pero los músculos brillaban por su ausencia. Tampoco era de esas mujeres que se pirran por los chulitos de gimnasio, eso era pasarse, pero ¡donde estuviera una tableta de chocolate bien marcada, que se quitara el palillo ese!
Además, si a la cara de niño y el cuerpo enclenque le sumabas su indumentaria, propia de los chiquillos que le seguían, y su incapacidad de hablar con nadie sin meter una muletilla cutre e intentar encaminar la conversación a los dos únicos temas de conversación que dominaba, es decir, él mismo y sus propiedades, era comprensible que Lara pensara seriamente en clavarle algo cada vez que le veía. Desde su famosa declaración, en medio de un concierto televisado mundialmente, pensaba que el apuñalamiento era una muerte demasiado piadosa para ese zoquete.
Había acudido allí sólo porque, en un momento de poca lucidez, había regalado las entradas con el pase al backstage (que a su vez le habían sido regaladas por su jefe, el representante de Cameron) a su sobrina y su mejor amiga. En ningún momento pensó que a su hermana no le daría la gana ir y le tocaría acompañar a las dos mocosas al "día más alucinante de su vida". Y alucinaron en colores cuando su ídolo hizo subir a su aburrida acompañante al escenario para declararle su amor con la que sin duda era la canción más pastelosa de la historia de la música.
Lo único que impidió que le rompiera su nariz de niño en medio del escenario fue que estuvo en estado de shock. Sólo se liberó de la estupefacción cuando pretendieron que le diera una respuesta ahí mismo. En ese momento, sus mecanismos de supervivencia discotequeros, algo oxidados, se pusieron en marcha y dijo:
—Lo siento, pero tengo novio.
Por supuesto, si hubiera estado más espabilada hubiera puesto otra excusa, como que era lesbiana. Tanto el idiota del cantante como los medios de comunicación consideraron que ningún novio estaba a la altura del famoso del momento y que sólo se había negado por deferencia al pobre infeliz, para romper con él oficialmente antes de empezar el idilio con el hombre con que "toda chica sueña".
Desde ese día su vida se había convertido en un circo. Al acoso del famoso memo y de los medios de comunicación se había sumado una oleada de llamadas de conocidos de los que apenas se acordaba y con los que nunca mantuvo el contacto. Su sobrina la odiaba por quitarle sus esperanzas con el cantante, pero intentaba por todos los medios pasar más tiempo con ella con la esperanza de volver a coincidir con él. Y todo el mundo preguntaba una y otra vez por el misterioso novio, que por supuesto no existía más que en su imaginación.
La mitad de los hombres que conocía habían pasado de ignorarla a asediarla, y había sido atacada un par de veces por fans histéricas. Para colmo, su jefe, que estaba al tanto de lo poco que le gustaba Cameron, había insinuado veladamente que cualquier manifestación pública de su disgusto provocaría su despido. Sin embargo, y era lo único bueno de todo el asunto, su sueldo había aumentado sustancialmente, y la habían hecho por fin fija. Claro que era un chantaje para que no acudiera a los medios con historias, pero no se iba a quejar de eso. Alguna compensación necesitaba. Por supuesto, no dijo a nadie que en su vida iba a caer tan bajo de ir a la prensa rosa para nada. Ya les odiaba antes de que todo el asunto estallara, pero ahora le daban escalofríos cada vez que pensaba en ellos. Y cuando aparecían mejor ni hablar.
Lo que más rabia le daba era que sus esperanzas de salir con el hombre que realmente le gustaba se habían quedado en nada. Porque ese hombre, el sexy mánager de Cameron, no iba a arriesgar su carrera. De modo que todas sus esperanzas de tener una noche de sexo apasionado con ese semental se habían ido al garete. Meses de coqueteo tirados a la basura.
Sabía que le había tenido en el bote (su erección no dejaba lugar a dudas) cuando se puso su minifalda y comenzó a provocarle junto a la máquina de café el día que se pasó por la oficina para ultimar algunos detalles con su jefe. Por desgracia, sólo unas horas después empezó el infierno y desde entonces, por más que intentaba captar su atención, él fingía no darse cuenta de sus provocaciones y la rehuía.
Frustrada tras su última intentona, se repantingó en su silla y lanzó por la ventana el nuevo ramo de flores de su mesa, sin siquiera mirar la tarjeta. Poco importaba que fuera del cantantucho o de otro de los imbéciles: las flores no le gustaban y, para colmo, le daban alergia. Pero claro, los chalados obsesivos no se molestan en comprobar esos detalles.
—¿Acabas de lanzar el ramo por la ventana? Era el más caro, no sé por qué no te gusta.
Lara se encogió de rabia, pero al instante se dio cuenta de que era la oportunidad de poner al bobo en su sitio. No era un secreto en el trabajo que no le soportaba, y no estaban los medios cerca para hacer público su desplante.
—A ver, anormal. ¿Cuándo te va a entrar en la cabeza que ni todos los regalos ridículos del mundo van a conseguir que me interese por ti?
—Ah, sabía que dirías eso —el ídolo sonrió como en las portadas de sus discos y sacó su guitarra—, por eso he venido preparado.
—¡Ni se te ocurra! Tu mierda de música lo único que hará será empeorarlo. ¡Si yo soy de rock duro, por el amor de Dios! Mi novio te da mil vueltas en todo, ¿cómo te lo hago entender? Ni aunque fueras el último hombre sobre la faz de la Tierra me gustarías. ¡Y tus putas flores me dan alergia, joder, no paro de moquear desde que dijiste esa gilipollez en el concierto porque me asedian con plantas a cada sitio que voy! Déjame en paz de una santa vez, que tengo trabajo.
—Escucha, Cameron —dijo entonces su mánager. Era gracioso, pero ni siquiera sabía su nombre. Tenía mucho más morbo así. Lara se sintió excitada sólo con su voz grave y se giró para apreciar mejor a ese dios entre los hombres. Para cualquier otra mujer no era más que un hombre del montón, pero a ella le encantaba su rudeza apenas contenida y su nariz algo torcida. Sí, sin duda uno de los mayores motivos para odiar al cantantucho era que la hubiera privado de las mieles de saborear ese cuerpo de arriba a abajo—. ¿Por qué no te vas a casa mientras yo cierro los acuerdos? —bajando la voz, pero no lo suficiente para que Lara no lo escuchara—. A veces, con las mujeres lo mejor es replantearse la estrategia, antes que insistir en lo mismo.
—Cierto... Dime ¿crees que le gustarán los bombones?
—No si los mandas tú. Y déjame en paz de una maldita vez.
Por suerte, el cansino tuvo el sentido común de marcharse y se quedó frente a frente con el mánager cañón.
—Sería más fácil si estuvieras loca por él. Se cansaría de ti en seguida, como siempre.
—Pero no le aguanto. Así que más te vale encontrar otra forma de que me deje tranquila.
—¿Crees que me voy a arriesgar a ponerme a malas con mi cliente sólo porque no le aguantas? Lo siento, querida.
—No creo que tengas elección —se enfadó ella—. Hoy mismo recibirá una notificación amistosa de mi abogado pidiéndole amablemente que me deje tranquila. Con notarios de por medio y todo. Si no para, no me quedará más remedio que ponerle una demanda. Menuda imagen para el dulce y encantador ídolo adolescente, obligar a la mujer de la que supuestamente está enamorado a recurrir a esos extremos.
—No serás capaz. Tu jefe no tardaría en despedirte.
—¿En serio? ¿Justo después de interponer una demanda contra uno de sus clientes, que seguro que gano porque todas las pruebas están a mi favor, y al poco de hacerme fija? Quedaría como un proxeneta.
—Veo que lo tienes todo calculado.
—No podréis decir, ninguno de vosotros, que no lo he hecho por las buenas antes de recurrir a medidas más extremas. No te haces una idea de lo infernal que es mi vida desde lo del concierto.
—Veré qué puedo hacer.
—No has llegado a tu posición viendo qué puedes hacer. Hazlo.
Él soltó una carcajada y entró en el despacho de su jefe, que llevaba esperando ya un rato.
***
Una semana después, su situación había mejorado un poco, ya que aunque no se podía hacer nada con los medios de comunicación, las fans, los cotillas y los interesados, al menos no tenía que soportar al causante de todos sus males. No obstante, el hecho de que alguien como él, incapaz de ir al retrete sin tuitearlo, no hubiera publicado en ningún sitio que iba a desistir en sus intentos de conquistarla era preocupante.
Sus sospechas se vieron confirmadas cuando, acabada la jornada laboral, el mánager la interceptó antes de que entrara en el ascensor.
—Te parecerá bonito —dijo simplemente.
—Como no me des más detalles... te aseguro que no tengo ni idea de qué me parecerá bonito.
—Cameron, el ídolo pop juvenil, lleva la última semana intentando componer rock duro para complacerte.
Lara no pudo evitar reírse a carcajadas al imaginarlo.
—Apuesto a que es mil veces peor que componiendo esas ñoñerías. ¿Te le imaginas intentando rocanrrolear en el escenario, con su carita de niño bueno?
—Sí, me lo imagino perfectamente. Y no me gusta en lo más mínimo —frunció el ceño—. Escucha, acepta una cita con él. Inventaremos una historia o alguna cosa para que no tengas ni que besarle y para predisponerle en tu contra. Te aseguro que en cuanto vea que muestras interés se echará para atrás.
—No.
—Puedo hablar con tu novio. Te aseguro que llegaré a un acuerdo con él para que no se sienta avergonzado si los medios os graban juntos.
—En primer lugar, no tengo novio. En segundo lugar, aunque lo tuviera no tendría que pedirle permiso para salir con quien me diera la gana. La cuestión es que no me da la gana.
—¿Que no tienes novio? —preguntó él pausadamente, en un tono difícil de interpretar.
—¿Algún problema con eso? —él rodeó su cintura repentinamente y la atrajo hacia sí para besarla. Atónita, Lara no pudo sino reaccionar devolviéndoselo, aprovechando para recorrer su cuerpo y comprobar que era tan duro como parecía—. ¿Y eso a qué ha venido?
—He pasado las últimas semanas huyendo de ti porque pensaba que tenías pareja y que me habías tomado el pelo con tu coqueteo. Estoy recuperando el tiempo perdido.
—¿Y tu cliente?
—A la mierda con él.
Ella, completamente de acuerdo, le besó con pasión, algo preocupada por si les veían. Por suerte, el cuartito de mantenimiento estaba cerca y, casi automáticamente, ambos comenzaron a moverse hasta entrar en él y comenzar a quitarse ropa de encima.
Él fue trazando un reguero de besos desde su mandíbula hasta su clavícula, mientras Lara le provocaba con sus manos...
—Sí, Carmelita, como te digo, mi nuera ha decidido redecorar toda la casa —se escuchó entonces. Ambos se miraron y se quedaron muy quietos, reaccionando justo a tiempo para evitar que la mujer de la limpieza pudiera abrir la puerta bloqueándola con sus cuerpos semidesnudos—. Espera niña, ahora te llamo, la puerta del cuartito no se abre y tengo que avisar al de mantenimiento.
Lara cogió su móvil a toda prisa y llamó al hombre, soplando cuando lo cogió. Se escuchó entonces a la señora refunfuñar sobre que el de mantenimiento siempre comunicaba y sus pasos se alejaron. Cuando consideraron que no había peligro, ambos salieron algo apurados y se metieron en uno de los despachos para vestirse convenientemente. Poco después de que la mujer de la limpieza volviera, acompañada del conserje, ambos salieron del despacho con total respetabilidad. No es que hiciera falta, porque el cuarto de mantenimiento era de nuevo sede de escarceos amorosos clandestinos, y la pareja no se dio cuenta de que se metían en el ascensor.
Al llegar abajo salieron al exterior y Lara comenzó a proferir maldiciones contra el paparazi que había en la acera de enfrente.
—No creas que te vas a librar tan fácilmente —dijo él, girándose para que fuera imposible leerle los labios.
—¿Deduzco que no quieres que nadie se entere? —respondió ella haciendo lo mismo, al ver la mueca de su amante, soltó una carcajada—. ¡Es coña! Además el secretismo le da más morbo.
—No lo dudo. Tendrás noticias mías... pronto —prometió con voz seductora. Lara sintió un poco de tembleque en las rodillas pero siguió con el juego.
—Eso espero, tío sexy. Aunque es posible que si no te das prisa satisfaga mi calentón en otra parte...
—No te vayas a dormir muy pronto —se apresuró él a responder—. Esta misma noche pasaré por tu casa.
Con una carcajada, ella se giró sensualmente y se alejó contoneándose, sabiendo que iba a pasar una noche memorable.
--------------------------------------------------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

jueves, 9 de mayo de 2013

Portada y sinopsis de Viajera interdimensional

Después de todos los comentarios pidiendo continuación de Atrapada en otra dimensión me animé con la segunda parte. Estoy ultimando detalles y seguramente saldrá a finales de este mes o principios de junio. De momento, comparto con vosotros la portada y la sinopsis ^^

portada de Viajera interdimensionalDiana creía que volver a la Tierra significaba volver a la calma, a disfrutar de algo de normalidad y a recobrar el control sobre su vida. Pero cuando pasa el periodo de “nube de felicidad por haber vuelto y tener compresas, baños calientes, comida que no sabe raro, tecnología...” y la etapa de “voy a hacer turismo”... empieza a hacer preguntas y acaba su periodo de gracia.
Por supuesto, calma, normalidad y control son conceptos que con caben en la nueva ecuación, ya que está en medio de una guerra que engloba a varios bandos... y la Tierra es un lugar más peligroso de lo que ella imaginaba.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Mi relato seleccionado en Mensajeros de Oz y preventa de Historias del dragón.

Pues sí, mi relato, La caja mágica, ha sido seleccionado para formar parte de la antología Mensajeros de Oz. Podéis ver quiénes son el resto de seleccionados aquí.
***
Por otro lado, comentar que la antología benéfica Historias del dragón, en la que también hay un relato mío, ya está en preventa. Y que habrá una presentación el día 17. No estoy segura de si los autores estaremos presentando o no... pero dado que es en Fuenlabrada, allí me planto seguro (tengo examen ese día, pero es por la mañana, así que no habrá problema).
Iré dando más detalles según los conozca...

martes, 7 de mayo de 2013

Ganadores (siento el retraso)

Primero sortearé el internacional (el que tiene menos) y luego haré una nueva lista descartando a los no nacionales y al ganador (si es que participa el nacional).
La lista es esta:
Y el ganador es...
Judith. Y ahora pasamos al pack más gordo. La nueva lista es esta  (me había equivocado, puse el 11 repetido dos veces... así que Dama Sombría tiene el 83):
Y el ganador de 150 gramos de marcapáginas es...
Tinkerbellísima. Tenéis una semanita para reclamar.

jueves, 2 de mayo de 2013

Mes del ciberpunk y lista de participantes

En mi blog de reseñas estoy haciendo el Mes del ciberpunk (todo el que quiera apuntarse es bienvenido). ¿Qué tiene que ver eso con Escriboleeo? Pues que procuraré traeros algún que otro relato de este género tan suculento... A poder ser ambientado en el mundo de Incursores de la noche. Si no sabes qué es el ciberpunk, haz click aquí.
Aprovecho la entrada para publicar la lista de participantes en el sorteo. Revisadlo, el domingo publico los ganadores.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Mis respuestas a vuestras preguntas: 2º video

Sí, el video que véis a continuación lo grabé a la par que el anterior, pero quería dejar algo de espacio entre uno y otro. Pero aquí está. Podéis seguir mandando preguntas por mail, comentarios, redes sociales...
Por cierto, el audio es muy malo, pero mi ordenador no da para más. Subid el volumen o no escucharéis nada...
--------------------------------------------------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.