Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: El equinoccio.

domingo, 15 de octubre de 2017

¿Me retas con una palabra?

Reto vuestras consignas mi relatoYa sabéis cómo va... Necesito tres consignas, cualquier palabra, que me daréis vosotros por comentario (por aquí, por facebook... lo mismo da).
Podéis dar hasta dos consignas por persona. Bueno, a veces admito tres.
Se elegirán las tres primeras que se digan. Puede que más, si me encajan. Y si se diera el extraño caso de que hubiera muchas palabras, haría dos relatos en vez de uno.
Se tendrán en cuenta sugerencias respecto a los nombres de personajes, pero eso dependerá del relato en cuestión (no es obligatorio).
A partir de todo eso, haré un microrrelato de no más de una página de word.
Así que... ¿qué palabras propones?
-------------------------------------------------------------------------------
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

jueves, 12 de octubre de 2017

El #equinoccio #palabrasolvidadas #ensimismado #emparedado

Un nuevo relatito con palabras olvidadas, en este caso pillé equinoccio (Época del año en que, por hallarse el Sol sobre el ecuador, los días son iguales a las noches en toda la Tierra.), ensimismado (Que manifiesta o implica ensimismamiento) y emparedado (Porción pequeña de jamón u otra vianda, entre dos rebanadas de pan de molde).

El equinoccio

Palabras diseñadas por @samartinez, @ferranlafu y @antoniolopez
Era el día del equinoccio y contempló ensimismado el atardecer, que parecía encender el círculo de menhires, mientras se tomaba un emparedado.
«Si esto fuera una historia, entraría en el círculo de piedras y sería transportado a otro mundo, donde viviría grandes aventuras», pensó mientras daba el último bocado. Lo cierto era que se sentía atraído por los menhires, de hecho, se levantó casi por inercia, para probar. «Venga ya, ¿qué soy, un niño pequeño?», se dijo cuando fue a atravesar la barrera invisible que formaban las piedras. Negó con la cabeza, se rió de sí mismo y se largó.
—¿Pero qué hace? ¡Tiene que entrar en el círculo para que la profecía se active y pueda venir a salvar nuestro mundo! —exclamó un hada, indignada.
—Está perdido para nosotras, el mundo humano le ha cortado las alas a su imaginación. Habrá que esperar a otro equinoccio, a otro humano que aún sueñe con nosotras y sea lo bastante inocente para buscarnos...  —dijo otra, que se pasó una mano por la cara para secarse las lágrimas. 
—Nuestro mundo está condenado —dijo la última, con pesimismo. Los humanos cada vez perdían la imaginación más pronto, y no podían permitirse elegir a un niño para una misión tan arriesgada. 
No obstante, justo cuando el sol estaba a punto de desaparecer en el horizonte, una chica pasó por allí con un libro debajo del brazo. Ni siquiera sabía que era el día del equinoccio, pero siempre había querido bailar en el centro del círculo y, ahora que no había nadie por los alrededores, era el momento de hacerlo sin morirse de vergüenza.
Nada más atravesar las barreras de piedra, las hadas la transportaron al otro mundo... y la aventura dio comienzo.
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

sábado, 7 de octubre de 2017

Escapada a San Lorenzo del Escorial

Hace un par de domingos decidí visitar, tras años diciéndolo, San Lorenzo del Escorial. Nada como tener coche... Vi muchas cosas chulas y tiré muchas fotos, prácticamente hice la crónica completa en el Instagram (y allí subí bastantes fotos), pero tambien la comparto por aquí, en versión extendida en textos, pero reducida en fotos (he intentado incrustarla y, además de hacer que la entrada cargue de forma lentísima, no hay manera de quitar la traducción..., así que mejor así). Si queréis leerla con todas las fotos, solo tenéis que ir al perfil y leerlas de atrás a adelante ^^. 
casita del infante
Casita del Infante
Lo primero que encontré en mi visita al Escorial es la casita del infante. Básicamente porque aparqué al lado: si quieres estar en una zona más céntrica, hay que pagar. 
La verdad es que no lo hubiera visitado de no haberlo tenido a tiro de piedra, pero es precioso, aunque no tiene mucha historia, aparte de que lo hizo Juan de Villanueva en 1771 para el disfrute del hijo de Carlos III. También mola por las vistas desde su jardín. Y por las estatuas. No tanto las fuentes, bastante sosas. ¡Ya me gustaría a mí tener una casa de recreo como esa!
El monasterio
El monasterio
La siguiente parada fue la obvia: el famoso monasterio. Como turista inquieta que soy, descubrí curiosidades: el monasterio está dedicado a ese santo porque Felipe II ganó la batalla de san Quintín el día de san Lorenzo. Decidió crearlo como lugar de descanso eterno para él y sus padres, pero poco a poco se convirtió en residencia real, entre otros usos. El primer arquitecto, Juan Bautista de Toledo, murió y continuó Juan de Herrera. 
  No llegué a entrar porque había mucho que hacer, pero incluso por fuera es espectacular, ¿a que sí? Ya les valía, porque las obras duraron 22 años. Por eso, los españoles (dato para los que leen el blog desde Sudamérica), cuando algo se alarga, decimos que dura más que la obra del Escorial.
Casa de las Columnas, Real Coliseo, Casa de oficios
Casa de las Columnas, Real Coliseo, Casa de oficios
Después entré a la oficina de turismo para hacerme con un mapa y exploré el centro. Todo está bastante pegado y, a decir verdad, los edificios son bastante austeros, pero había algunos que molaban, como las casas de oficios, el Real Coliseo o la casa de las columnas...
Tras comprar un poco de pan para el bocata, caminata de vuelta al coche antes de iniciar una nueva ruta de senderismo. En este caso, como estoy falta de forma y no había mucho tiempo por la exploración de la ciudad, tocó cortar (como hace todo el mundo) la ruta de la herrería y las machotas, dando la vuelta en la Silla de Felipe II. La ruta no tiene especial dificultad, está asfaltada y vas por la carretera, pero es empinada a más no poder y acabas rendido. También hay senderos sin asfaltar por los que atajar (si es que los conoces), pero te asedian las moscas y es casi imposible caminar por ellos debido a esto, por no hablar de que no están señalizados y puedes irte en dirección contraria sin darte cuenta.
Silla del rey: ascenso y vistas
Silla del rey: ascenso y vistas
En fin, al final llegué arriba y el ascenso mereció la pena, ¡es precioso! No me extraña que el rey pasara tanto tiempo allí, supervisando... Comí con unas vistas espectaculares y repuse fuerzas antes de comenzar el descenso, que se me hizo muy largo porque, al ser de ida y vuelta, no había nada nuevo que ver.
Aun así, debo decir que mereció la pena, aunque tomo nota de que es mejor hacer la ruta de senderismo el sábado... ¡para tener un día para recuperarme antes de volver al trabajo!
--------------------------------------------------------------------------------
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

jueves, 5 de octubre de 2017

Al otro lado del espejo (vcmr)

Y llegamos al último relato del reto Vuestras consignas, mi relato. ¡Ojalá siempre reciba tantas palabras! Esta vez, tocaba uno con Espejo, imperecedero, esplendoroso y deseo.

Al otro lado del espejo

«El jardín del vecino siempre parece más verde», le decía siempre su abuela cuando expresaba su deseo de atravesar el espejo donde se veía el mundo mágico. Allí todo parecía brillante y esplendoroso, nada que ver con el mundo terrenal, tan frío y apagado.
Ella respetaba mucho a su abuela y nunca hizo el intento de entrar pero, cuando ella murió, ya no había nadie que contuviera ese deseo imperecedero. Así pues, lo atravesó sin miedo, dispuesta a visitar hasta el último rincón.
Nada más entrar en el portal, el monstruo la agarró y la metió en una jaula, tras lo cual se internó en un paisaje yermo y muerto. La criatura sonrió al ver intentar escapar a su presa. Permitir que ese último vestigio de verdor y vida creciera delante del portal había sido una gran idea: con paciencia, siempre había alguna presa que, atraída por el esplendor, abandonaba la seguridad de su mundo para convertirse en un delicioso almuerzo.
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

sábado, 30 de septiembre de 2017

Decorando macetas

maceta
 Tocaba trasplantar mis plantitas de interior porque la raíz estaba tan apretada que se estaban muriendo. No es que la maceta que tenía antes fuera espectacular, pero por lo menos tenía algo de color.
La cuestión es que, cuando fui al chino, me encontré con un dilema: solo había macetas con decoración espantosa o macetas de esas marrones neutrales. Por supuesto, elegí las marrones, que además eran más baratas. 
macetaPero claro, las miraba y las miraba y no acababa de estar conforme: iban a quedar fatal. Así que cogí pintura plástica y decidí darles un toquecito de color antes de colocar las plantas. Aunque soy la primera fan de mis dragoncitos, me quedo con la de los búhos. No sé cómo lo hice, pero conseguí darle hasta textura a los pajaritos.
En definitiva: soy incapaz de tener un elemento soso sin darme una mano de personalización ^^.
--------------------------------------------------------------------------------
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

jueves, 28 de septiembre de 2017

El manantial (reto story cubes)

 Este es el resultado del último reto Story cubes, podéis verme lanzar los dados aquí:

El manantial

resultado dados
El secreto de la vida eterna era una bacteria que vivía en las aguas termales de las montañas más inaccesibles de Japón. Al menos, eso era lo que indicaba el manuscrito que había encontrado en esa tienda de mala muerte de Bagdag, tras mucho rebuscar. El problema era que no decía exactamente en qué montañas, solo que el manantial estaba custodiado por un templo sintoísta. En un país donde tirabas una piedra y dabas a un templo, era como buscar una aguja en un pajar.
No obstante, eso no le desanimó y pronto creyó localizar el lugar. Se coló en el templo cuando los monjes dormían y rompió con un hacha las puertas selladas que daban al misterioso manantial, en el que se bañó y bebió hasta saciarse. No obstante, en vez de poder o inmortalidad, lo que sintió fue que su cuerpo se hacía cada vez más pesado, hasta quedar inmovilizado por completo y hundirse en el agua junto a tantos otros que habían caído en la misma trampa.
Los monjes encontraron el desastre de la puerta al día siguiente y negaron con la cabeza, apenados. El agua no hacía otra cosa que convertirte en piedra, pero el loco que había escrito esos pergaminos y los había dispersado por todo el mundo se había asegurado de dar a entender lo contrario. Los monjes habían destruido todos los que pudieron, pero siempre aparecía otro que hacía que la colección de estatuas del fondo del manantial creciera poco a poco.
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

sábado, 23 de septiembre de 2017

El día que piloté una avioneta

Los que me conocéis desde hace un tiempo sabéis que llevo mucho diciendo que quería pilotar una avioneta. Era un cupón que me encontré más o menos por la fecha que hice el viaje en globo, pero por entonces el presupuesto solo me permitía una de las dos actividades y elegí el globo. Luego, cuando tuve dinero, ya no estaba el cupón y no ha vuelto a haber uno hasta hace poco. 
Nada más verlo lo compré, a pesar de que mi horrorizada madre intentó detenerme diciendo que, si todavía me lío con el coche y llevo un año y pico con el carnet aprobado, ¿cómo se me ocurría pilotar una avioneta?
-Pues por eso, mamá -le respondí-. Porque con este cupón tendré a un instructor al lado que puede hacerse cargo de los mandos si la lío parda.
yo con la avioneta
Así pues, mi resignada madre me vio partir rumbo al aeródromo de Camarenilla, donde entregué mi cupón y me condujeron hasta el ultraligero que estaba a punto de pilotar.
En este punto debería decir que me da un poco de miedo volar. Nunca he dejado que eso me detenga, pero lo cierto es que mi nivel de estrés se incrementa varios puntos cuando me subo en uno de esos aparatos, en especial durante el despegue y mucho más durante el aterrizaje, momento en el cual tiendo a marearme.
En parte también lo he hecho por eso: porque creo que los miedos se curan con tratamiento de choque. Me curé el miedo a hablar en público apuntándome a todas las actividades que implicaban hablar en público durante la carrera: pues con el miedo a los aparatos voladores tiene que ser más o menos lo mismo.
yo con la avioneta
Antes de meterme en el avión, el profesor me explicó todas las partes del mismo, habló de sus características y de cómo funciona. Básicamente se maneja con una palanca y dos pedales: uno para cada dirección. Parece fácil, pero aun así tenía miedo de liarme. Mi madre tiene razón, no tengo coordinación ninguna, soy por naturaleza una torpe sin remedio. Por eso me cuesta tanto pasarme los videojuegos que requieren el uso de más de dos botones ^^.
El despegue y el aterrizaje los realizaba el instructor (básicamente, por eso seguimos vivos los dos) pero, una vez en el aire, me dejó manejar los controles. Parece fácil, pero como aprietes un poco más de la cuenta (lo cual es fácil) te pasas y puedes liarla. Lo importante era ver tres-cuatro dedos de paisaje, ni más ni menos, y que una bolita se mantuviera centrada cuando girabas. No creo que se me diera muy bien, pero, a pesar del miedo y de la amenaza de mareo (eso se agita como un bote en mar revuelta), conseguí no estrellar el avión.
Ahí va un minivídeo que grabó el instructor:
  
En definitiva, me lo pasé pipa, aunque, teniendo en cuenta mi torpeza, lo lejos que está de casa y lo caro que resulta, no sé si repetiría la experiencia.
--------------------------------------------------------------------------------
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin